La grasa localizada en la mujer

grasa en la mujer¿Cuál es el porcentaje de grasa corporal en un rango general de una mujer? Es del 24-30% de su peso, teniendo en cuenta los medios correctos para dicha medición.
Es importante saber que el cuerpo necesita un mínimo de grasa para el buen funcionamiento del organismo. Muchas veces, debido a la búsqueda del cuerpo estético, queremos erradicar la grasa de raíz, lo cual es un error, pues tener los porcentajes de grasa bajos puede provocar un trastorno hormonal importante, entre ellos la pérdida de la menstruación (un proceso que no es más que la autoprotección del cuerpo para evitar la gestación, ya que se pondría en peligro la supervivencia de una misma y del niño engendrado). Ahora entenderás por qué la mujer retiene más grasa en la cadera, los muslos, las nalgas y en la parte interior de las rodillas. El motivo es guardar las reservas necesarias de grasa para el momento de embarazo y lactancia.
Debes tener en cuenta que el cuerpo busca su supervivencia y no en un fin estético.

Otro tema importante que debes saber es que las células en estas zonas mencionadas anteriormente son de mayor tamaño que las del resto del cuerpo, de manera que debes transmitir la información a tu cerebro/cuerpo de cómo quieres repartir esa grasa localizada. Quitando el factor genético y hereditario, es vital tratar tu cuerpo correctamente (hacer ejercicio y llevar una nutrición saludable). Recuerda que no es lo mismo nutrir el cuerpo que alimentarlo: por estos y otros muchos factores, las células grasas van formando macronódulos y van comprimiendo los vasos linfáticos, dificultando la llegada de la sangre, encargada de llevarse los ácidos grasos. Por eso también, éstos macronódulos de grasa alteran la circulación sanguínea y retienen líquido, empujando hacia fuera la epidermis.

5 Comidas al día

¿Te has preguntado por qué los expertos recomiendan hacer 5 comidas al día?
Tras estar mucho tiempo en ayunas, al comer los niveles de glucosa en sangre se disparan bruscamente y, con el objetivo de bajar el nivel de azúcar que entra en la sangre, aumenta proporcionalmente la cantidad de insulina. A su vez, la insulina facilita la entrada de glucosa en las células y allí esta se transforma en grasa. Al estar en reposo, las células musculares no tienen tanta demanda de azúcar, en cambio, las células adiposas sí, que almacenarán mayor cantidad de grasa. Ten en cuenta que tu cuerpo es una máquina y, como tal, necesita energía para mantenerse en óptimo rendimiento. Dependiendo del combustible que le eches y la calidad del mismo, obtendrás un objetivo u otro. Por eso, al saltarte las comidas, tu cuerpo entra en modo ahorro, ralentizando el metabolismo y acumulando mayor cantidad de grasa para futuras carencias alimentarias, ya que nuestro cuerpo se adapta a nuestros hábitos.

5 comidas

Al saltarte las comidas tendrás mayor ansiedad y, a la hora de comer, ingerirás mayor cantidad y no tendrás control de saciedad, debido a que tu cerebro no detecta que está lleno. Por eso, no caigas en autoconvencimientos tipo “ahora me paso y luego lo quemo”, “si me paso, luego no ceno”, “no meriendo”… Recuerda que puedes provocar un estancamiento y cambios negativos en el metabolismo.
Si tu objetivo es cambiar tu hábito alimentario, bajar de peso, definir o ganar masa muscular, debes buscar asesoría y ponerte en manos de profesionales. Una alimentación equilibrada acompañada de un programa de ejercicio, dará más años de vida a tu cuerpo y mayor rendimiento.

La buena elección de usar ESPECIAS

A veces no sabemos qué especias usar a la hora de dar un toque diferente a las comidas. Os dejo unas pautas que suelo utilizar en mis dietas; de esta forma también se reduce la cantidad de sal, que es la responsable, entre otras cosas, de la retención de líquidos:

especias
Albahaca: para pastas, arroz, tomates, huevos, berenjenas y pimientos.
Anís: realza el sabor de las ensaladas y verduras hervidas.
Eneldo: con patatas, pescado, sopas y guisantes.
Estragón: parecido al perejil, aporta sabor a verduras, ensaladas, mostazas y salsas.
Hinojo: en ensaladas, pescados o sopas.
Laurel: mejora el sabor de platos con carne y caldos, estofados o guisos.
Orégano: para pastas, pizzas o ensaladas.
Perejil: en ensaladas o platos con huevos. Picadillo con ajo, perejil, aceite y limón para carnes y pescados es una buena mezcla.
Tomillo: aromatiza los platos.
Para más información, mirad en blogs especializados en hierbas culinarias.

No te saltes el desayuno…

                                                          No te saltes el desayuno… ¿Por qué?
desayuno
Después de las horas de ayuno nocturno, tu cuerpo necesita nutrirse para empezar la jornada con energía, aportar la glucosa necesaria a tu cerebro, buscar una óptima coordinación y evitar irritabilidad y baja concentración. Los estudios han demostrado que al saltarte el desayuno aumentas un 20% la ingesta de comida, provocando así sobrepeso, ansiedad y ganas de picotear entre horas. Las personas que desayunan suelen tener más control sobre su peso. Ten en cuenta que, cuando te saltas el desayuno, tu cerebro no sabe si será por unas horas o unos días y, ante tal situación, toma medidas de ahorro por si en las siguientes horas no recibe alimento; la primera medida será enviar a las reservas de grasa la comida que entre. El dato más importante, que creo que debes tener en cuenta, es que tu cuerpo destruirá primero el músculo por la hormona llamada cortisol, que estimula la destrucción de proteínas musculares para convertirlas en glucosa. Esta hormona predomina en las primeras horas de la mañana. Sin embargo, no sólo destruye músculo, también los ligamentos de los huesos y el colágeno de la piel. Por todo esto no es sólo importante desayunar, sino tener un buen equilibrio nutricional; de él depende el buen funcionamiento de todo tu organismo, el cual se reflejará en tu exterior. Como dato curioso, la palabra DES-AYUNO, de origen latino, significa “romper el ayuno”. Razón de más para desayunar y no ayunar.